miércoles, 25 de enero de 2012

Sorpresivos desenlaces en los poemas causan ovaciones y reconocimiento en la Semifinal y Gran Final del Torneo de Poesía 2011


Sobre el ring de la Gran Final del Torneo de Poesía 2011, Adversario en el cuadrilátero instalado en el Auditorio Central del Centro Cultural España, cuatro gladiadores poéticos: Edwing “Canuto” Roldán, Athena Ramírez, Raciel Rivas y Venancio Neria leyeron  poemas con fuerza y matices que  transportaron a doscientos veinte aficionados al deporte poético a las más indistintas situaciones para, luego, soltarlos en un juego de sorpresivas resoluciones,  el día 9 de diciembre de 2011.
 La cámara de una enorme pantalla del Auditorio Central, tomó las esquinas del ring, vistas a ras de vuelo sobre las cabezas de los luchadores poéticos, acercamientos a los rostros de los adversarios y comentaristas que fueron un deleite visual unido al goce estético y lúdico de escuchar poemas confrontados verso a verso, comentarios salpicados de humorismo y las actuaciones musicales de Dulce Chiang, Vintage Club y José Manuel Ruiz Regil en un espacio en el que se conjugó la arquitectura tradicional colonial y la comodidad, amplitud de espacio y elegante sencillez de una arquitectura moderna que reviste sus muros con madera y aprovecha  la mejor tecnología.
 19:00 horas  Los comentaristas, el luchador estrella Steelman y el conductor de Palabras Urgentes Código DF, catedrático, poeta y dramaturgo Andrés Castuera Micher,  ubicados en una mesa sobre un estrado, a la izquierda del ring, opinaron alternadamente: 
Se reconoce verdaderamente al Centro Cultural de España que esté promoviendo la cultura, un servidor, aparte de promover el deporte está apoyando también lo que es la cultura asistiendo a escuelas de niños y jóvenes cotidianamente con el objetivo de promover la lectura.  Versodestierro, una editorial preocupada por la cultura, en este caso, mi compromiso es asistiendo a diversas Delegaciones y Estados de la República, un triunfo también para Versodestierro.
Déjame decirte que yo tuve la oportunidad de escuchar a Dulce Chiang, ahora que tuvimos el programa en el Zócalo  realmente tenían un espectáculo que se llamaba Lorcabaret, fue un deleite, que bueno que tuvimos el privilegio de verlo, es padrísimo cuando el teatro contemporáneo retoma a los clásicos. Qué te dije nada más hay reflectores y ya está el poetastro.
El maestro de ceremonias, Andrés Cardo, poeta y editor, dio la bienvenida al Torneo de Poesía anunciando la intervención de Dulce Chiang y Vintage Club, quienes pusieron un tono alegre y nostálgico al evento, la iluminación a media luz, la personalidad firme, suave y extrovertida de la poeta y cantante, su vestuario negro al estilo de los cuarentas, su voz fuerte y cálida, el acompañamiento de un acordeón y las percusiones de un tambor fue acompasando el latir de los corazones del público para terminar uniformándolo al ritmo de la canción Amor de mis amores que la solista abordó cantando en francés, de tal manera, que se convirtió en una verdadera incitación para ser cantada en español, delirio que se consolidó cuando invitó a la audiencia a cantarla en nuestro idioma y se escuchó la voz de Dulce Chiang coreada por una sola voz general. Una suprema actuación que agradecieron todos los asistentes.
 Después, el maestro de ceremonias proclamó: “Aficionados, bienvenidos sean esta noche, a este Centro Cultural España, a este ring, a esta Final del Torneo de Poesía 2011. La apertura poética  queda en manos de Hortensia Carrasco.”
Hortensia Carrasco se presentó con un extraordinario aplomo, le deseó suerte a los combatientes y manifestó que leería el “Poema 19” del libro Poemas del encierro, el premio máximo del Torneo de Poesía 2010, con sus versos y voz, Carrasco toma los hilos de la sensibilidad de quien sea, los presiona y los suelta a voluntad, cualquier público que la escucha sale convencido de  la fuerza y belleza de su voz poética, cito la última estrofa: El lobo de la ausencia viene a marcar su territorio/nos perturba/ con la presencia de lo solo/nos vuelve locos/con el sonido de los goznes/nos somete con los aullidos/de las puertas/y después se aleja con sacos/llenos de piedras”. Mereció la ovación del público.
El maestro de ceremonias llamó al réferi oficial del Torneo de Poesía 2011, el poeta Pedro Emiliano.
“Como siempre con cronómetro al pecho, cuidando que no se pasen del tiempo, que no se tiren al suelo”. Apreció Castuera.
“Aquí el Tirantes se quedó corto, nuestro amigo poeta siempre ha hecho un excelente trabajo”. Glosó Steelman.
El maestro de ceremonias agradeció a los que hacen posible el Torneo de Poesía, a todos los que apuestan a ver la poesía como un deporte intelectual y que, de alguna manera, “invierten sus ganas, su poesía, su interés. Gracias a ellos tenemos la noción de poesía en este Torneo desde hace cinco años, algunos, otros, dos años y para algunos es el primer año que se suma a esta iniciativa, pero, gracias a ellos cada vez es más la noción de que la poesía está en un ring, los poetas, los jurados, los cronistas y dejar en claro que todos somos falibles”.
 También dio a conocer al jurado, que se ubicó, al lado derecho del ring, en un elevado estrado, como un jurado enriquecido conformado por “el maestro Leopoldo Ayala, el poeta a quien se le ha rendido un homenaje y se le ha dedicado el Torneo de Poesía 2011, Roberto López Moreno, la poeta María Elena Solórzano, el productor de radio y excelente lector de poesía, Guillermo Henry, el académico, Carlos Gómez Carro”.
“Ni más ni menos, la quinteta de jurados va a tener mucho que decir, es un honor tenerlos aquí, enhorabuena y ojala le den a estos poetas la mayor de las justicias posibles que es lo que estos poetas esperan”. Anotó Castuera.
“Estamos viendo equidad”. Señaló Steelman.
En la parte inferior de donde se localizó al jurado, el poeta Daniel Carpinteyro se encargó de la producción de audio.
En la Semifinal y Gran Final de Torneo de Poesía 2011 se escucharon poemas de fuerte crítica social, crítica religiosa, elegías y poemas religiosos; poemas sostenidos por un fuerte hilo narrativo y poemas que difuminaron una historia; de largo aliento, medianos y breves. Sobresalió el desempeño escénico de los combatientes como una arma de lucha que no se dejó de lado para posicionarse en los peldaños de la gloria poética. La actuación de cinco jurados le proporcionó un mayor sentido de pluralidad y equidad al veredicto. Está vez sorprendió que ningún duelo se fue a tercer round, probablemente la selección de los poemas de cada poeta hizo  la diferencia con los anteriores combates. Indudablemente ganó el poeta que se preparó mejor y planteó una mejor estrategia round por round.      

1er. Semifinal Edwing “Canuto” Roldán vs. Athena Ramírez

1er. round
El maestro de ceremonias llamó al ring a Edwing “Canuto” Roldán y Athena Ramírez para el primer combate. El comentario de Andrés Castuera acerca de Edwing no se hizo esperar: “Persistente. En esta edición ya está en las finales, enhorabuena porque no se dio por vencido”. Athena subió entre gritos, silbidos y aplausos.
El réferi aclamó: “Aficionados que viven la intensidad de la violencia, en sus casa, en sus mentes y en sus vidas. Esta noche en esta convulsionada ciudad, dos entes se debaten para ver quién será laureado con las aureolas y los brillos de la poesía. Tres minutos sin límite de versos. Le recordamos a los contrincantes no se vale piquetes de ojos, patadas”.
Edwing “Canuto” Roldán aplicó una combinación de golpes retóricos, dándole a cada palabra su propio peso, menciono unos versos: /…/la boca, en el cielo, está abierta, muda/…/y el dolor se antoja, entonces, descubierto/…/ como un silencio gigante que pesa/…/empieza a caer lo que parece miles de palabras/…/no es ninguna lengua conocida porque no hay gramáticas/el mero pum de las palabras, el roce, sin embargo,/todos entienden y caen boca abajo/con lo que parece ya es costumbre/o carcajada, quédate quieta.
Castuera animó a su gladiadora poética favorita: “¡Vamos Athena, a lo que venimos!”
Se escuchó una voz en off: Quédate y escucharás. El sonido de la campana. Y la voz del réferi anticipando:” ¡Versos!”
Athena exhibió que se preparó para estar a la misma altura técnica de su adversario, combatió dicción contra dicción, acento por acento, tomó con sus manos a la luna para desmenuzar su historia, cito unos versos:/…/Las mujeres no le escribimos a la luna/…/el romancero la describe minuciosamente/…/ y la compara con el amor de una mujer que envidia a la luna/quizá la respete por ser la diosa que determina su ciclo/reconociendo a la luna como la niña más eterna.
“Es algo realmente expectante, no nada más leyendo”. Expresó Steelman.
“El tablero electrónico marca…Le pido al jurado que levante su cartel”. Solicitó Castuera.
Con cinco votos, por unanimidad, se llevó el round Athena.

2do. round
Edwing contraatacó usando la misma técnica, aplicó una llave de verdades desnudas, transcribo unos versos: /…/ y me di cuenta, ellos estaban esperando por más palabras sin sentido/o tal vez estaban esperando palabras con pretensión de sentido/entonces quise creer en otra lengua/encontrar el verdadero rostro de esa voz que grita/dice, dice mi nombre.
“¡Qué saeta! ¿Las dos caídas al hilo?” Preguntó Steelman.
“Bueno, estamos viendo a otro personaje, ¿el Criticastro?” Steelman interpeló a Castuera.
—Algo así, el tipo con la máscara de cierre en la boca. La cuestión es que no parecía la Lolita Cortés de la Academia y, desde entonces, no le volvieron a quitar el cierre de la boca. Ya se está abriendo el cierre, no, no, no. Athena, tú disculparás pero, este señor necesita sus dos minutos de fama sino, no duerme. Adelante Criticastro que quieres decir.
­“Buenas noches, Castuera, pásala bien”. Dijo el Criticastro.
(Hablando de ladito) “De todos modos habla y no se entiende”. Apreció Steelman. El público rió.
Athena Ramírez salió volando con una plancha y cayó sobre su adversario y escuchas con su poema Incivil, menciono unos versos:/…/avanza la civilización desahuciada perdiendo el significado de su nombre/eliminado, magnificado, quemado, destruido y ahora incivl/…/enferma está la civilización, de raíz débil y deidades devaluadas/…/y contando las horas para  no sentir la muerte/…/la civilización va labrando su lápida/…/ la pinta de azul, dejando vestigios falsos para que nuevas razas/crean otra vez en el amor/…/así volverá dichosa la vida a ser una ninfa de instinto en bruto/ y bailará liviana sobre el tiempo sin el peso de la historia.  
“Técnica, técnica. Déjame decirte que Athena viene con lo mejor que le he escuchado y por eso está aquí. Presagio dos al hilo pero, el jurado tiene la última palabra”. Exclamó Castuera.
Ganó Athena Ramírez y fue la primera poeta clasificada para la Final del Torneo.

“Como habíamos dicho. Dos al hilo para Athena”. Afirmó Steelman.
“Ahorita ya hice mi trabajo, ahora vamos a ver si a ti no te falla tu gallo, Steelman”. Presionó Castuera.
El maestro de ceremonias aclaró que el poeta que pierda esta segunda semifinal va a disputar el tercer lugar. Enseguida, los comentaristas observaron la presencia de tres enmascarados en el ring poético: el  Poetastro, el hijo del Poetastro y el Criticastro, quienes en el calor poético hicieron una finta de lucha. Castuera les encomió:   
—Eso no se hace, hoy es día de los poetas. Ustedes cualquier día se pueden ir a la Coliseo. Digo a vender boletos porque no creo que los dejen entrar a luchar pero, hoy no es su día. ¿Poetastro, ya te recuperaste del esguince de columna vertebral que te acomodó Steelman la final pasada, ahora tienes tres para el intermedio Steelman.
—Me da mucho gusto ver a estas tres personas seudopoetas, leguleyos de las luchas.
—Seudocríticos.
—Me encanta todo lo que no nos dijo el Criticastro.

2da Semifinal:  Raciel Rivas vs. Venancio Neria
1er. round
El réferi anunció: “Aficionados que viven la intensidad de la batalla, esta noche dos entes van a pelear aquí para ser nombrados poetas (bajó la voz)”. Los espectadores gritaron.
Raciel Rivas quitó el aire a la audiencia con una cruda plancha retórica que describió todo el horror y el olor de un viaje de victimas de holocausto o de inmigrantes abandonados, cito unos versos: Quince minutos bajo tierra y aún con vida/…/el tren se ha proyectado a gran velocidad/…/nadie tiene nombre, la identidad es el olor/hay cuerpos que huelen a cansancio/…/cuerpos que olfateados emanan suma extravagancia/huelen a pasto seco como si el lugar del que viniesen fuese la intemperie, la tierra del olvido,/…/cuando arriba el tren a la estación/…/le pregunto al hombre temeroso: no lo sé, vamos a morir.
“Lo tenía que decir”. Glosó Castuera.
Neria recetó a Raciel Rivas una dosis de prosopopeyas, contradicciones, modismos y aliteraciones, cito unos versos: /…/vamos a lucir nuestras lenguas amargas/…/tenemos precio, llevamos etiqueta/…/después de todo y antes que nada solo se canta la canción de los necios/…/tres pesos por los suyos en la casa de té/…/y por los granos de sal a secas que te cayeron dentro/cuánto por las lágrimas que no te han llorado/quisiste escribir una mentada o quiera Dios/pero te faltaron las letras/porque no tuviste escuela.
“Rayando el límite del tiempo, Venancio Neria, rudo, rudísimo de siete suelas”. Prorrumpió Steelman.  
“El único rudo que pudo con los técnicos, con los jurados anteriores, aquí si vamos a poder medir un poco las aguas del jurado porque el combate anterior estuvo bastante técnico”. Anticipó Castuera.   
Ganó el primer round Venancio Neria.

2do. round
Raciel conecto patadas de misil a su contendiente con un  ácido poema de crítica social, transcribo unos versos:/…/No toda la sangre se mide en milímetros/…/de verdad levántate, aquí no hay primeros auxilios/…/cuantas pieles se necesitan exprimir para llenar los vasos que se venderán como coctel/…/no se necesitan llantos ni disculpas atareadas/hacen falta jergas para limpiar las calles/ y algún astuto que las exprima en la laguna donde nada es espejo de pérdidas fauces.
“Resolvió el round con rudeza”. Interpretó Castuera.
Neria demostró que la elegía y los giros son su dominio, fabricando un enjambre de abejas que se fue volviendo nudo y estalló, así derribó a jurados y escuchas, rememoro unos versos:/…/aquí sigue quemando el sol como mortaja de palo/aquí la gente se va quedando sola/…/sombras del temporal arrecia el tiempo que viene a vencernos/ y yo con todos mis muertos esperando/…/ cada día nos vamos muriendo a pedazos/pero, a nadie le importa/…/¿no será que aquí nacemos con rencor zurcido a los calzones/y traemos tanto que hasta para los que no han llegado alcanza?  
Ganó el segundo round Venancio Neria y fue el segundo poeta que clasificado para la Final del Torneo.

El maestro de ceremonias anunció al cantautor, poeta, cronista y narrador José Manuel Ruiz Regil, quien interpretó los temas Aras de vuelo y La poesía me posee a mí, canciones de blues perfectamente adecuadas para el momento poético y ganó aplausos y reconocimiento de los espectadores.
Castuera  expresó: “Yo quiero saber el destino de Steelman. Ahora me devuelven a Steelman. Lo hicieron dimitir o irse, no pudo con tanta fantochada . Qué alguien ponga un alto”.
Steelman con su traje de gala luchistica apareció en un lado del estrado y subió al ring. El referí  narró la acción: “Steelman se prepara, los dos patiños le dan la espalda. Treinta kilos de musculo hacen la diferencia en cualquier bronca callejera aquí y en China”.
Steelman, previa presentación del maestro de ceremonias, dio la bienvenida al jurado, felicito a los artistas y poetas que se entregaron en el escenario y presentó: “Así que éste es el Torneo de Poesía. Adversario en el cuadrilátero”. Los asistentes le brindaron un aplauso.
El presentador nombró a los artistas que donaron una obra: el pintor Felipe Gaytán, el cuadro al oleo La caída del boxeador, para el primer lugar; el artista plástico y poeta Omar Soto Martínez, un grabado para el segundo lugar y  el pintor Eric Martell, un grabado, para el tercer lugar. Además aportó Versodestierro, tres trofeos, un paquete de libros, el primer lugar incluyó la antología Cuarenta barcos de guerra y  tres barricas de tequila. Los artistas donadores presenciaron la Semifinal y Gran Final del Torneo de Poesía.
“No debemos olvidar a la bella librarrera que vende los libros a precios de arena poética”. Anunció Castuera.
    
Combate por el tercer lugar  Edwing “Canuto” Roldán vs. Raciel Rivas

1er. round
Edwing, incisivo y certero, se lanzó desde tope sorprendiendo al público y al jurado con un poema breve, transcribo sus versos: Entonces la herida comenzó a abrirse de manera lenta en tus entrañas/hasta poder mirar tu casa en avenida resignación/…/descubrí que el viaje era un laberinto de vinil/…/allí estaba la ciudad, preñada de ciudad/repitiendo en cada esquina/que el mundo se acaba en tu nombre.
“Apenas estaba buscando la página el jurado cuando acabó el poema”. Glosó Castuera.
Raciel Rivas aplicó con imprecisión una llave de metáforas y alegorías, cito unos versos: Tus piernas mudan de pie/son boas nocturnas/…/ me gustan cuando son fosforescentes y los conductores se detienen a jugar a la subasta/ …/no quiero ser un cazador,/ guardar la postura pues un día cualquiera,/ una noche desierta aprenderé a interpretar contigo los gritos silvestres de la locura. El público se entusiasmó y gritó bravos.
Ganó el round Edwing, entre aplausos y silbidos.

2do. round
 Raciel atacó lanzándose desde las cuerdas de la crítica religiosa y la alegoría, cito unos versos: /…/caminas por horas junto a perros que husmean el olor de tu experiencia/…/eres indigentemente flaco/y por eso buscas tu tesoro en los confines de los cuentos de mercado/los misioneros de pelaje fresco se adelantan entre huesos y gritan/ lo encontraron/viene restos súbditos/ y nadie sabe del banquete de tu reino.  
“Esto me gusta”. Expresó Steelman.
“Te recuerdo Steelman que el año pasado dejaron su mejor poema para la final pero, tenían que ganar primero la semifinal”. Aclaró Castuera.
“Raciel Rivas está empeñado en empatar a una caída”. Comentó Steelman.

Edwing leyó con excelente dicción y seguridad, cada palabra fue una escena en la imaginación de los escuchas dejando un final que estremeció, rememoro unos versos: En mi ciudad la gente no tiene ojos/…/en mi ciudad la gente no tiene calle sucia ni cielo muerto/tiene cuerpo/…/en mi ciudad no hay sólo gente asesinada/sino, también, hay un fantasma esperando/para sobrevivir.
“Mientras más caliente se pone la lona, más cortos son los poemas, más profundos. Esta propuesta poética llegó hasta la médula del asfalto”. Agregó  Castuera.
Se llevó la segunda caída y el tercer lugar del Torneo de Poesía 2011, Edwing “Canuto” Roldán.
Raciel Rivas ganó Mención Honorífica.

Combate por el primer lugar Venancio Neria vs. Athena Ramírez y Ramírez

1er. round
Castuera avisó que se podía ver el evento en vivo por Justin. TV
Presentaron a los combatientes, el público aulló. Castuera vaticinó: “Va a estar difícil, va a caer sangre poética, tinta roja sobre esta lona”.
Venancio Neria se apoyó largamente en las cuerdas de la épica poética para lanzarse como una aplanadora sobre su oponente, cito unos versos: /…/cuentan que cuando te la robaste iba cargada/que te aferraste sólo porque en sus adentros está fundada la tristeza/../yo la habría llamado madre con tal de sorber de sus pechos/anochecidos borrones de astros diamantados/…/ después de trashumar el olvido la noche es un vientre, papá, tú no la preñaste/pero, mis hermanos trajeron su palabra/y me contaron que la criatura que llevabas/tenía tus ojos, tu estatura y tu misma sangre/pero, no hagas caso papá, voy por el mariachi/regreso a acomodarte la mortaja.
El público gritó con el poema.
“Excelente interpretación técnico ruda”. Comentó Steelman.
“Me parece que repite muchas imágenes, no es su estilo”. Glosó Castuera.
“El equipo de Adriana Tafoya y Esaú Corona, ellos checan esos detalles”. Contestó Steelman.
“No estoy diciendo que sea el mismo poema, estoy diciendo que son las mismas figuras y los mismos recursos”. Aclaró Castuera.
Athena con una excelente dicción y extraordinaria modulación de su voz, aplicó un candado a la audiencia con su poema Otra vez Dios, algunos de sus versos: /…/Dios me ha visto equivocarme  otra vez y no ha hecho nada/…/ hoy me han dicho que Dios no existe/…/hoy me han dicho que la ciencia tiene “la respuesta” y yo me callo/…/trató de  recordar que me dijo Dios/aquella tarde en que me distraje y Dios gritó respuestas con un estallido de flores, águilas y estrellas/Dios me advirtió que esto pasaría/y de la ciencia/ ni un murmullo.
Otra parte de la audiencia clamó y ovacionó la intervención de Athena.
Le dieron el triunfo a Venancio Neria entre algunos silbidos del público.
“Venancio y Steelman se van a arriba en la primer caída”. Señaló Steelman.
“Es para darle más emoción porque el jurado no estuvo en los anteriores poemas de Venancio”. Explicó Castuera.
“Hemos visto en anteriores contiendas que Athena se levanta”. Confortó Steelman.

 2do. round
Athena aplicó una llave retórica a su adversario, transcribo algunos versos: Hoy pido paz en el nombre de esta galaxia/…/cuarenta millones de milagros pido/para un pequeño planeta enmarañado/…/un minuto  por todas las horas muertas/cuidando la tímida llama de la esperanza humana.
“Qué se puede decir, Athena, se juega todo en este round. Un poema cuidado por nota, por letra, vamos a ver si la rudeza de Venancio puede con dos al hilo o nos vamos al tercer round”. Interpretó Castuera.
Venancio Neria puso de espaldas planas a todo el auditorio con una elegía que terminó con un giro inesperado, cito unos versos: /…/qué muerte más hermosa sino fuera la tuya/…/te llamo del hondo dolor con que apurran los cuchillos/…/soy yo padre levántate/ haz que la aurora se vuelva irremediable/dime que José Alfredo vendrá cantando desde tu boca/dime, señor,(cambió de tono) di que otra vez estás borracho.
Muchos espectadores rieron, gritaron bravos y aplaudieron.
“Venancio no quiere una tercera caída”. Explicó Steelman.
Se llevó la segunda caída Venancio Neria y el primer lugar del Torneo de Poesía 2011.
El segundo lugar del Torneo de Poesía 2011  fue para Athena Ramírez.
21:15 horas El maestro de ceremonias llamó a los vencedores y colaboradores para el reconocimiento y entrega de los trofeos.
El poeta homenajeado y a quien se le dedicó el Torneo de Poesía 2011, el poeta  Roberto López Moreno, manifestó a nombre de los cinco jurados lo siguiente:
“Queremos rendirnos ante la calidad de todos los participantes, nadie se escudó en el hecho de la novedad del formato, todos le dieron la cara a la poesía, todos la trataron de frente, con el pensamiento alto y la sensibilidad profunda, el formato puede ser considerado como transgresor, los almidonados del alma bien pueden asfixiarse en arrebatos, eso allí está, pero también lo otro  y es lo que trasciende, la excelente poesía gladiadora que en esta noche de ring y de metáfora nos ha venido a decir que la imaginación y la palabra son inmortales, gracias a todos por la calidad con la que nos han ennoblecido”.    
El Centro Cultural España se localiza en Guatemala 18, Col. Centro, metro Zócalo.
Esta es la crónica de un evento extraordinario creado por los poetas editores de la editorial Versodestierro, Adriana Tafoya y Andrés Cisneros de la Cruz, que convoca la unión de poetas, editores, promotores culturales, artistas y todos los que quieran colaborar en el crecimiento y difusión de la poesía en todos los lugares posibles. Noble y loable labor, larga vida al Torneo de Poesía. Adversario en el cuadrilátero, larga vida a quienes lo hacen posible. ¡Qué viva la poesía!

domingo, 11 de diciembre de 2011

Venancio Neria, nuevo campeón del Torneo de Poesía 2011

Neria, versos de campeón



Resultados de la 
Gran Final del 
Torneo de Poesía 2011

Venancio Neria
Poeta campeón 

Athena Ramírez
Segundo lugar


Edwing Roldán
Tercer lugar



Raciel Rivas
Mención honorífica




Jurado:
Carlos Gómez Carro

Guillermo Henry

María Elena Solórzano

Leopoldo Ayala 

Roberto López Moreno



































Breve crónica 

(SDP, Ciudad de México, 9 de diciembre, por Caos Aleister).- Ni Poetastros, Ni Criticastros, ni Steelmans, ni enmascarados anexados retrataron tan bien en la final del Torneo de Poesía como Venancio Neria. Orgullo de Pachuca, Hidalgo, Neria arrasó con sus rivales en el ring, rivales que, dicho sea de paso dieron muy buena batalla, destacando el tremendo enfrentamiento lírico ante Athena Ramírez. Venancio Neria superó en la semifinal a Raciel Rivas, mientras que Ramírez hacía lo propio con Edwing “Canuto” Roldán, en ambos casos los sinodales no dudaron en otorgar la calificación aprobatoria, al final Neria recibiría el honoris causa de la poesía, al rematar con devastadoras trovas que fueron inmortalizadas en el Centro Cultural España, y vía internet a través de Justin.tv

El ambiente fue de lo mejor, 226 fanáticos a las letras se congregaron en la médula cultural, el frío callejero no soportó los embates operísticos de los participantes, quienes eran dirigidos por Andrés Cisneros y el réferi Pedro Emiliano. Los comentaristas Steelman (luchador profesional y promotor de la poesía) y Andrés Castuera-Micher (conductor del programa Palabras Urgentes, especializado en poesía) describieron a detalle lo que pasaba en el ring, la velada fue marcada por las victorias “dos al hilo”, registrando un precedente en el torneo.

Athena y Neria emergieron del lago Ness de la palabra y como auténticos monstruos de la poesía, hicieron puré a sus rivales, quienes vendieron cara su derrota, exigiendo al máximo a los (entonces) futuros finalistas. Pero Venancio Neria es de otro mundo, de un mundo donde los políticos sí leen, un mundo feliz sin soma o programas bastardos de televisión, Neria llegó con quebradoras, michinokus y patadas correctoras de estilo, fue notable su dominio del lenguaje y de la interpretación, los poemas de Neria desafiaron al costumbrismo, a la paternidad y a la pista de hielo de Ebrard.

Venancio Neria vino, vio y venció en el Torneo de Poesía 2011, y como un notable campeón siempre se mostró agradecido y humilde ante los poetas participantes: Athena Ramírez (subcampeona), Edwing Roldán (tercer lugar) y Raciel Rivas, quienes ya afinan sus poemas para una revancha en el 2012 ¡Que venga la poesía!

martes, 6 de diciembre de 2011

GRAN FINAL del Torneo de Poesía 2011




Presentación del poemario de 
la poeta ganadora del primer lugar 
del Torneo de Poesía 2010 
Hortensia Carrasco

Poemas del encierro




Jueves 8 de diciembre 
19 horas Centro Cultural José
Martí (Dr. Mora 1. afuera del metro Hidalgo)



Comentan: Adriana Tafoya, Víctor M Muñoz 
y Mónica Suárez.  Modera: Andres Cardo. 
entrada libre
VINO DE HONOR




Viernes 9 de diciembre 
19 horas Centro Cultural España       
(Guatemala 18, Centro, atrás de Catedral)



GRAN FINAL 
TORNEO DE
POESÍA 2011



Cuatro poetas se disputarán la semifinal 
poeta vs. poeta
Athena Ramírez, Venancio Neria, 
Raciel Rivas, Edwing "Canuto" Roldán



Jurados, comentaristas y réferi en vivo
premiación de los ganadores de este 2011


Artistas invitados: Dulce Chiang 
   La Camerata Noctámbula








Adversario en el cuadrilátero

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Crónica campechana de los Cuartos de Final 2011

El calaverAlatorre
(Comentarista invitado)

Al filo del medio día llegó la hora última para los ocho contendientes. Nadie, como ellos, sabía de sobra el compromiso hecho con el público, los jueces y demás poetas que, acompañados de su familia o pareja, los esperaban para enfrentarlos. El ruido parecía crecer junto con la estructura metálica que sostenía versos, corajes, chiflidos, abucheos, porras y bellezas...porque...¡vaya que las hubo, señores! Y la pintura que ya empieza a hacerse una parte imprescindible en cada lectura, desde luego me refiero al fondo pictórico de maestro Gaytán, que en esta ocasión tomó de pretexto un verso desde el Perú y nos compartió su obra titulada: “Yo nací un día que Dios estuvo enfermo”.

Mientras mi cuate el Steelman y un servidor nos acomodábamos, el tiro ya estaba dado, la moneda girando y el primer enfrentamiento se concretaba:

Caballeros, damas, niños y niñas que disfrutan del mejor deporte del pancracio de las versadas y las mentadas: PEEEEEElEARÁÁÁÁN  de dos a tres caídas sin límite de versos, pero eso sí: sólo tres minutos...y vaya que algunos contendientes sí llevaron al límite al dios Cronos...Como primer guerrero, salió el buen Raciel Rivas, poeta que desde el inicio acometió con todo para poner en peligro la cabellera de su contrincante: Aluz Jones, quien sin decir “agua va...” respondió con tres patadas voladoras y un piquete de ojos...pero, ¡oh!, maldición: el poetastro, ¿o el hijo? ¿o su entenado? ¿o su pariente de lejitos?, ¿o algún esperma escapado de la máscara de látex...? No lo sé, pero ¡vaya que trabajó duro en su esquina!, pues de inmediato se notó su influencia entre el público y zaas!!! Pu...ñe...tazo...a la cara del buen Jones y la pelea fue, ni más ni menos, que para el rudo Raciel...aunque la verdad, acá entre nosotros, el Jones tenía para pasar a las finales; quién quita y hasta llevarse la copa, pero ni hablar, así es esto.

En la segunda batalla por el podio: ZZZZZZZZZZZZIIIIIIIIIIIITA Noriega, una técnica a más no poder. Contra su contrincante el señor de los recuerdos tristes, de parrandas  y mujeres que se ve que lo han olvidado, y mucho...y muchas...bueno, eso dice él, o eso dicen sus poemas trova-hippie-revolucionarios...y vaya que le funcionó la estrategia, pues de inmediato se echó al público en la bolsa de las tortillas y “vámonos para Cuerna

a hacer una fiesta bien trovera...”, con chelas, canciones de nicho hinojosa...jajaja...es broma; de Silvio y demás... Que se mete la pela a la bolsa. Zita, señores, no tuvo otra que bajarse, dar maldiciones a los jueces, que por cierto: ¿Son los mismos de la pelea entre el pac.man pacquiao y márquez? Si no, las mismas mentadas se llevaron del  público, pues a esta hora ya andaban todos bien prendidos con sus decisiones; entre ellos yo, ya que desde el primer combate mostraron la cara de rudos...jajaja. En fin, la pobre-Zita no tuvo más que llevarse a sus acompañantes a echar una torta de pavo o una chela, que por acá en el centro hay bastantes lugares para hacerlo.

Una cervecita por aquí, un tequilita  por allá, y mi compañero Steelman y yo andábamos a tono...así que inició la tercera de esta tarde de lucha y verso. Caballeros, damas y demás linduras (lo digo por la edecán -no se emocionen-que, acá entre nos, vaya que se ha llevado los corazones de todo el público asistente y demás poetas,  en todos estos enfrentamientos), en fin, con ustedes...Miguelllll SSSSSSSAAAAANTOSS... (chiflidos y aplausos...). En la otra esquina, con gafas oscuras para poder ver al más allá, cabellera amarrada para que no la tumbe el aire y buena postura: AAAATHEEEENA Ramírez...
Como en la mayoría de los enfrentamientos, el réferi Pedro Emiliano fue el encargado de mandar a los aires la áurea moneda de 5 pesos... tras sus gafas oscuras y cierto olorcillo de hierva buena...(él sabe por qué, jajaja) mi carnalito Emiliano dio inicio al tercer combate...

Santos el enmascarado de plata dio rápido tremendo puñetazo...De verdad que él demostró buen despliegue de verso y versatilidad de temas...si no fuera por que mi gallo para campeona es Athena, hubiera cambiado mi preferencia, pero, ni hablar...La verdad es que la ruda Athena se defendió, sacó la casta y salió triunfante para situarse así en la ronda de semifinales; siendo ella la única mujer que disputará estas estancias en este año...¡Vaya que la lleva grande!, pero confiamos que salga airosa...Las felicitaciones no se hicieron esperar, en una esquina su novio se mostraba contento, mientras que en la otra, el buen Santos no se explicaba qué había pasado...volteo a ver a los jueces, y dio su más grato agradecimiento, repartió bendiciones y demás buenas vibras para ellos.

El último combate sí que me gustó (o ya andaba pedo, que es lo mismo). En una esquina, desde las mismísimas calles del cine nacional...Alejandro “el resortes, resortín de la reportera” De la Serna...me cae, para los que no estuvieron ahí, chequen  las pics...y desmiéntanme si pueden. En otra esquina, con una pose de “el suelo no me merece” y con el saco pedido prestado: Edwin “clavillazo” Canuto Roldán...me cae de madre... (ya les dije, chequen las fotos...)

Encuentro rudo y muy parejo: piquetes de ojo, agarrada de nalga, pellizcadita de chichi y demás bajezas; pero creo que al final los jueces AHORA SÍ hicieron su trabajo...Buenos versos de Edwin que le valieron tener el último boleto para la semifinal...

La tarde comenzó a crecer como niña de barrio y  todos le querían entrar con ella, así que nos fuimos a beber por el centro, los demás a echarse un taco, un sope o una torta, y alguno que otro ñoño a hacer su trabajo final de literatura bajo el influjo de poesía, cerveza, vino y alguna sustancia más...

Gracias a mi camarada Steelman que  compartió micrófonos conmigo; al buen Andrés, maestro de ceremonias, y a los organizadores y sobre todo al público que aguantó vara y no fue tentado por una limpia en el zócalo, un paseo por la alameda o un chicharrón con cueritos...

Nos estamos leyendo...


Aficionados que viven la intensidad del verso libre

La poesía como un deporte intelectual

CINCO AÑOS SUBIENDO LA POESÍA AL RING